09
Thu, Feb

En el marco de la Solemnidad de Cristo Maestro Camino, Verdad y Vida, se dio inicio a nuestro XIII Capítulo Provincial Colombia-Ecuador-Panamá, el domingo 30 de octubre del presente año. El P. Domenico Soliman, en su homilía, nos invitaba a dejar transformar nuestra vida desde Cristo para poder trasformar nuestra mente. Con profunda devoción espiritual, alegría y fraternidad se vivió la eucaristía en compañía del Superior General, el consejero P. José Antonio Hernández Pimienta y demás hermanos paulinos.

Luego de la misa, el P. Julio Ángel Roncancio, superior provincial, procedió a la instalación del Capítulo con la oración inicial e invitación a dejarnos guiar por la acción del Espíritu Santo. Seguidamente se presentaron las cartas con las delegaciones correspondientes y se dio paso a elegir escrutadores: Jr. Abel Gutiérrez y P. Joardín Martínez; actuario: Hno. Carlos González; secretario: P. Martín Alberto Sepúlveda; moderador: P. Albino Buitrago; comunicaciones: P. Henry Hueso.

Tras haber dado a conocer los horarios y la presidencia de las eucaristías diarias, se dio por concluido nuestro primer encuentro.

La Eucaristía del 31 de octubre fue presidida por el P. Gustavo Nova. A la hora establecida se empezó con la lectura y aprobación del acta anterior. El Superior Provincial aclaró el porqué de una Asamblea-Capítulo, resaltando la cantidad de miembros en la provincia (27 profesos perpetuos), la participación y representación de quienes aceptaron la invitación.

“Amar nuestra vocación en la misión”, palabras del Superior general con las que abrió esta jornada, subrayando que la Asamblea-Capítulo es la primera experiencia que nace después del XI Capítulo general en el proceso de renovar el modo de pensar, asumiendo una mentalidad evangélica. Encontrar la mentalidad de Jesús con la mentalidad de nosotros a partir de la escucha de la Palabra, porque ésta sí transforma, dialogando con una realidad en metamorfosis: “El mundo cambia, el pueblo cambia”.

Editar es nuestra vida porque el editor es el que da al Salvador. Por eso estamos llamados a ser editores de Jesús y editores como Jesús, como María, como el pueblo de Dios, como Alberione, como las generaciones paulinas que nos han precedido en la misión. Somos editores paulinos no otra cosa. En esta línea, debemos ser artesanos de comunión para la comunicación porque la comunión es el grado alto de la comunicación. Adquiere, entonces, un alto valor el documento programático que no es sólo para los capitulares ni para el capítulo solamente; es, ante todo, una fuente en el itinerario de estos próximos 4 años. La belleza de nuestra vocación apostólica está en ser apasionados y disponibles para la misión.

La metodología planteada por la comisión preparatoria y acompañada por el P. Danilo Antonio Medina va en sintonía del Capítulo general expresada en el documento programático. Estará guiada en tres fases: 1) reconocer, expresado en los diversos informes; 2) interpretar, contando con la iluminación del P. Tarcisio Gaitán con su conferencia: “La sinodalidad y la vida religiosa”, y 3) elegir, que se desarrollará en los trabajos grupales.

Se dio a conocer la realidad de nuestra Provincia con los informes del Gobierno Provincial anterior (P. Danilo Medina), Economía (P. Saúl Andrés Londoño), Dirección general de apostolado (P. Martín Alberto Sepúlveda), Formación y Pastoral vocacional (P. Julio Roncancio), Fundación Universitaria San Pablo UNISANPABLO (P. Edgar Guerrero), Institutos agregados a la Sociedad de San Pablo (P. Gustavo Nova). Cabe mencionar que cada expositor presentó sugerencias para los trabajos en grupo.

Partiendo de la experiencia sinodal cristiana de Pablo como modelo para construir Iglesia, la sinodalidad es una realidad eclesial que se ha venido gestando en diversos sectores pastorales con sus numerosos contrastes. Para unos desconocida, para otros apenas enterados y para otros en proceso de comprensión. Aunque no se conozcan las dinámicas de este caminar, por parte de algunos participantes de este capítulo, las acciones que se han implementado son gestos sinodales: la escucha, la Asamblea-capítulo, ver la realidad de nuestra provincia, etc. Estamos en un ejercicio sinodal, aunque no sepamos la terminología. Además, la vida religiosa tiene en su ADN procesos sinodales que pueden dar luces al catolicismo.

Invocamos a Cristo Maestro, María Reina de los apóstoles, a san Pablo nuestro padre, a los beatos Santiago Alberione y Timoteo Giaccardo para que nos llenen de sabiduría y a los hermanos que nos sigan acompañando con su oración constante.


COMUNICADOS

  pdf 01 (1.07 MB) pdf 02 (517 KB)  • pdf 03 (608 KB)


Our Presence