20
Sun, Sep

Typography

Hablar del padre Sergio Argüello es, sin duda alguna, hablar de un maestro de comunicación, pero también, de un religioso, de un amigo, de un sacerdote; quien a lo largo de todo este tiempo ha acompañado su ministerio sacerdotal haciendo uso de los medios de la comunicación social. Todo este trabajo inicia- dicho por él mismo- “desde el deseo de consagrar mis esfuerzos a la predicación, para llegar a quienes por alguna circunstancia han decidido abandonar su fe y para animar a quienes día a día buscan saber de Dios, porque debemos recordar que la ‘¡vida junto a Dios es fantástica!’”

Sus inicios en el mundo de las redes como ‘influencer católico’, no siempre fueron gloriosos; en algunos momentos solo pensaba en predicar para los feligreses de la parroquia a la que había sido llamado a servir. Poco a poco fue creciendo el número de destinatarios y el mensaje llegaba a muchas más personas. Con respecto a esto dice el padre Sergio: “Este proyecto de Parroquia Digital, nace meramente por gracia de Dios. Cuando me ordenan sacerdote me mandaron a una comunidad podre de la Ciudad de México, y estuve con ellos como dos años maravillosos. Fue donde a prendí -con ellos- a ser sacerdote en la celebración diaria de la Santa Misa y a gastar mucho tiempo en confesiones y, sobre todo, visitando los hogares.

Su humilde personalidad, no busca una actitud de querer aparecer o de buscar fama o prestigios, sino que esto obedece a su consagración como sacerdote dentro de la congregación religiosa Sociedad de San Pablo, quienes con su apostolado, están llamados a ser comunicadores del Evangelio, viviendo de Jesucristo y ofreciéndolo al mundo a ejemplo de María. Con la protección especial del apóstol Pablo, que los anima a ser en el mundo, testigos de la resurrección de Cristo y deudores de la comunicación divina: ¡AY DE MÍ SI NO EVANGELIZO! (Cf. 1 Cor 9,16). Ser paulinos, es estar en el mundo, siendo sensibles a todas las expresiones que la nueva cultura de la comunicación ofrece, para dar ahí, a Cristo, que vive para interceder por nosotros.

El padre Sergio es ordenado el 23 de agosto de 2014 y, como ya nos lo contaba, enviado luego a una parroquia. Este deseo de comunicar obedece a esa llamada de Dios que se expresa y experimenta de muchas maneras en el mundo, algunos son llamados para dar vida a través del matrimonio, otros son llamados para enseñar, curar y animar… pero hay otros, como el padre Sergio, que han sido llamados a una vocación específica, a los convocados por Dios para anunciar su Reino. En cuanto a las formas y métodos para hacer visible esta Palabra de Dios, el padre Alberione, fundador de la Sociedad de San Pablo afirma que: “Para hacer efectiva esta llamada, utilizamos los instrumentos de la comunicación social para la predicación: prensa, cine, radio, televisión, audiovisuales, mini media, etc., dando preferencia a los medios masivos. Ellos caracterizan y potencian nuestra presencia apostólica, dándole una inmediata repercusión social” (Const. Art. 68). Así, el fructuoso apostolado que realizan, lo encomiendan a la protección, siempre fiel, del apóstol Pablo, quien impregnó al mundo con el duce olor de Cristo. En este sentido, ser llamados a este estilo de vida, comporta algunas exigencias, la principal de ellas es, vivir en Cristo y darlo al mundo como Camino, Verdad y Vida para la humanidad, en otras palabras, esto es: ser capaces de llevar a Jesús y comunicar su Buena Noticia, siendo discípulos-misioneros al servicio de su Evangelio.

A continuación, dejemos que sea el padre Sergio quien nos cuente sobre su apostolado.

Un YouTuber a la altura de 1M de suscriptores.

En entrevista con el padre Sergio, desde Ciudad de México, nos compartió su alegría, tras recibir el botón de oro que le otorga YouTube a todos los ‘influencer’ cuyos canales y contenidos, han obtenido la cifra de un millón de suscriptores (1M).

Es importante resaltar que el padre Sergio, se convierte así en el primer sacerdote en recibir tal distinción a nivel mundial; por el esfuerzo de llevar al mundo entero el Evangelio con los medios y plataformas digitales.

Esto fue lo que nos contó sobre su apostolado:

¿Qué significa para usted haber recibido tal distinción?

“Pues la verdad es que, primeramente, me siento muy contento –no tanto por el premio que le dan al padre Sergio- sino porque me doy cuenta de que el mundo necesita de Dios.

Cuando comencé a hacer la Parroquia Digital, inicié en WhatsApp, y llegó un momento en que me bloquearon por la cantidad de personas que se inscribían. Después me pasé a Facebook y allí también, después de algunos suscriptores empezaban a bloquearme y eso me dio un poco de tristeza, pues decía: cómo es posible que me bloqueen.

Entonces hice muchos intentos para contactarme con la plataforma, hasta que conseguí una llamada a las oficinas de Facebook y la respuesta que me dieron fue que: “en temas de religión, tenemos algunas políticas, porque estos son muy controvertidos y por lo tanto no damos a estos mucha apertura”. Esto me llevó a desplazar mis esfuerzos hacia otra plataforma, YouTube, y debo decirlo ahora, en esta red me he sentido muy contento, porque a los pocos meses de haber comenzado, recibí un correo electrónico de uno de los asesores de YouTube. Allí básicamente me expresaban que estaban muy contentos de que pudiera llevar oraciones y mensajes de esperanza a los católicos del mundo entero.

Este hecho, para mí, fue un mensaje muy alentador. Sentí que este apostolado digital iba a ser muy difícil- dadas las circunstancias anteriores, los bloqueos en las redes- Pero esto me sirvió mucho, me di cuenta que había personas que sí confiaban en esto y que trabajaban en plataformas digitales, tales como YouTube. Esto me motivó, ¡me sentí muy contento!”

 

Padre, hablemos ahora del reconocimiento, el botón de oro que le ha otorgado Youtube.

“Debo decir que ahora, luego de recibir este reconocimiento, tengo aún más motivaciones, tranquilidad y esperanzas, porque sé ahora –de primera mano- que el mundo sí necesita de Dios. Y que, así como hay personas que no apoyan este tipo de contenidos, hay otras que sí lo hacen. Entonces me siento muy contento, en primer lugar, doy gracias a Dios por eso y también, mi alegría es compartida, este apostolado digital ha sido una aventura. Ya lo he expresado antes, no es fácil, debo combinar esto con mis trabajos y encargos dentro de la Sociedad de San Pablo, que, además reclaman de mi atención diaria. Entonces el único espacio que tengo para grabar estos videos es levantándome ‘tempranito’.

Esto, por supuesto, es recompensado, me da mucho gusto ver cómo las personas sí se van encontrando con Jesús y con ello retornan a la Iglesia, a la fe”.

 

Háblenos ahora de su misión:

“Debo decir que mi misión es muy básica, es la misión del padre Santiago Alberione, quien decía que debíamos ir afuera, donde estaban las personas, para llamarlas e invitarlas a que regresaran a la Iglesia. Y esto me llena de alegría y me motiva, porque es lo mismo que están haciendo miles de ‘YouTubers’ católicos hoy.

Yo insisto en todos los videos que grabo, en la importancia de asistir a sus parroquias, en que le den la oportunidad a Cristo, en que recen en familia […] y pues gracias a Dios, ¡eso funciona muchísimo!”

 

¿Cuál es el mensaje que da a todos los que, como usted, hacen este apostolado digita

“Mi esperanza es, inspirar a muchos sacerdotes, hermanos y a todos los paulinos, a que hagan el bien a través de los medios digitales. Creo que esta Parroquia Digital es una muestra de que las personas buscan y quieren tener contenidos religiosos a través de estos medios, de estas plataformas.

Entonces espero, inspirar a muchas personas a que se animen, a que no tengan vergüenza; en especial para los paulinos, es tiempo de salir hermanos y hacer algo a través de los medios digitales”.

 

Padre: ¿Cómo agradece a tantas personas que a lo largo de este proyecto de Parroquia Digital lo han acompañado?

“Bueno, tengo siempre presente a todas las personas que a diario comentan y comparten mis contenidos, para ellos imploro siempre la bendición de Dios. Mi público lo conforman personas mayores, y siento un compromiso enorme por los jóvenes y los niños que esperan. Ojalá y demos ese primer paso, de generar contenidos para todos.

Concluyo diciendo que esta es una buena oportunidad para llamar y acompañar a las vocaciones a la vida religiosa. A diario me escriben jóvenes de varios países que desean entrar al seminario, al convento…al menos en México, igual que en Colombia, se ha hecho un trabajo importante con la Pastoral Vocacional, de jóvenes que tienen un primer contacto con los paulinos a través de la Parroquia Digital. De este modo, veo en las redes sociales una grandiosa oportunidad para acompañarlos.

Por último, creo firmemente que este tiempo del Coronavirus, de esta pandemia que aqueja al mundo, nos está recordando a todos, la importancia de las iglesias domésticas. Las personas hoy necesitan de oración y nosotros los paulinos tenemos la oportunidad de acompañarlos en sus hogares a través de los medios digitales tan necesarios hoy.

Imploro a Dios, para nos conceda el beneficio de la salud, que nos ayude a superar esta pandemia, y que ojalá nosotros sigamos insistiendo en la importancia de las iglesias domésticas, en la importancia que como familias se adore, se alabe, se aprenda más sobre Jesús”.

 

 

Our Presence