22
Mar, Jun

Typography

Presbíteros IJS según el corazón de Cristo

Todo cuanto llevan a cabo los presbíteros IJS se basa en la llamada y elección de Dios, en el don del ministerio recibido por gracia y que tiene como fin el crecimiento de la santidad personal en la comunidad y un dinámico y fecundo celo apostólico. Es la misma experiencia de los Apóstoles y de san Pablo: “[Jesús] llamó a los que quiso... para que estuvieran con él y para enviarles a predicar” (Mc 3,13-15)… “Cuando aquel que me escogió desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, se dignó revelar a su Hijo en mí para que lo anunciara entre lo gentiles... enseguida …” (Gál 1,15-17).

La gran mayoría de los presbíteros IJS están de veras comprometidos en acoger y testimoniar el don de la santidad, experimentando verdadera paz y fecundidad en el ministerio. Se sienten íntimamente concienciados de que la santidad de vida no se realiza contando con sus fuerzas personales sino con la docilidad al Espíritu Santo. Esta visual sobrenatural de la vida y del ministerio los salva de confiar en sí mismos y de presumir que las comunidades cristianas vayan adelante por mérito de sus obras. Tratan de vivir profundamente el lema elegido por el P. Alberione para toda la Familia Paulina e inculcado por los diversos animadores sucesores suyos en esta responsabilidad:

  • Gloria a Dios: dar gloria al Padre siguiendo y amando como único Señor a Jesucristo Camino, Verdad y Vida, escuchándole y sirviéndole solo a él como Maestro, sabiendo que sin él no podemos hacer nada. Todo bautizado, todo ministro ordenado, lejos de la gracia deviene «ridículo e incapaz» (P. Alberione). El camino de conformación a Jesús Sacerdote rinde gloria al Padre más que ninguna otra cosa.
  • Paz a los hombres: la verdadera felicidad del hombre se funda en dejarse plasmar por el Espíritu a imagen de Cristo Camino, Verdad y Vida. Estaremos en la paz de Cristo cuando entendamos y gustemos profundamente que vale la pena vivir solo para la gloria de Dios. Esta gloria brilla, después, en el hombre nuevo, iluminando y consolando a cuantos se acercan al cristiano: «me serviré de vosotros para iluminar», le sugirió el Señor al P. Alberione.

 

El “más” ofrecido por el P. Alberione

El “más” ofrecido por el P. Alberione a los presbíteros IJS, o sea la consagración, la profesión de los consejos evangélicos en la espiritualidad paulina, es ante todo un carisma y un don sublime. Porque no es el sacerdote quien se consagra a Dios sino, al contrario, es Dios quien lo consagra a sí, revelando en él la imagen de Cristo Camino, Verdad y Vida. Siguiendo al Maestro con mente, voluntad y corazón íntegramente coimplicados, los sacerdotes IJS tienen la convicción de cumplir el gran mandamiento de la Escritura, que pide amar a Dios con toda la mente, las fuerzas y el corazón. Esta visión cristocéntrica totalizadora inspira también el modo de evangelizar: no nos dirigimos solo a un aspecto de la vida de las personas, sino que ansiamos facilitar el encuentro directo de la inteligencia, de la voluntad y de los afectos con la persona de Jesús Maestro, de una manera gradual y proporcionada que nos hace libres y nos otorga vivir como hijos de Dios.

 

El apóstol Pablo

El P. Alberione invita a mantener con san Pablo una continua comunión de mente y de corazón mediante el estudio profundizado y continuo de sus Cartas, para interiorizar mejor un estilo pastoral abierto, afable y capaz de hacer a las personas libres en la caridad. En la frecuentación asidua de Pablo, los presbíteros IJS aprenden cuánto gozo puede darse en confiarse totalmente al Maestro. Dejar que Cristo viva en nosotros es código de santidad para cada miembro de la FP. Los presbíteros IJS son conscientes de que la Iglesia de hoy tiene necesidad de redescubrir los grandes temas de la predicación de Pablo, es decir el anuncio de la justificación del pecador por la fe, de la libertad que Cristo nos ha conquistado, de la caridad que todo lo soporta, de la esperanza cierta en la resurrección de la carne. Tiene asimismo inmensa importancia la valoración de todos los medios más rápidos y eficaces para evangelizar, para dar a Cristo a todos los hombres aunando la sensibilidad peculiar de las mujeres y la competencia de los laicos. Para ello se comprometen a promover, en las variadas realidades locales, el conocimiento del Apóstol de las gentes, su mística, su universalidad, su celo apostólico.

 

María, Madre de todo apóstol del Evangelio

 “La Reina de los Apóstoles es modelo insustituible de la integralidad de vida…” (P. Alberione). Ella concibió al Hijo en su mente acogiendo las palabras misteriosas del Ángel y meditándolas continuamente; le dio al mundo entero como Verbo encarnado (édidit Verbum Dei); le siguió hasta el Calvario poniendo en sus manos cualquier proyecto y cualquier movimiento de la voluntad, pidiéndonos también a nosotros imitarla, con las palabras dichas en  Caná: «Haced lo que él os diga». Finalmente, en Pentecostés, concibió en sus afectos el mismo amor del Hijo a los discípulos, pasando a ser madre espiritual de la Iglesia de todos los tiempos. Así pues, para el P. Alberione, María es –justo gracias a esta triple e integral concepción– la imagen viviente de lo que estamos llamados a ser.

 

Dar a conocer la espiritualidad y las devociones paulinas

El P. Santiago Alberione siempre reafirmó que, como Paulinos y Familia Paulina, hemos de desempeñar, además de la actividad apostólica de llevar a todos la Palabra de Dios con todos los medios, también la misión de dar a conocer y difundir nuestras devociones (Cristo divino Maestro Camino, Verdad y Vida, la Reina de los Apóstoles, san Pablo apóstol). Juntamente con los miembros de la Santa Familia y de los otros Institutos Agregados, los presbíteros IJS están empeñados en desarrollar esta dimensión importante de la misión, que es  mucho más importante y fecunda de cuanto se piensa, aun constatando una cierta indiferencia-incomprensión por parte de muchos paulinos propensos a entender la actividad apostólica de los miembros de nuestros Institutos casi exclusivamente en la difusión de los productos realizados por la San Pablo.

 

Una “cadena de oraciones” en la Familia Paulina

Otra dimensión del don aportado por la profesión de los consejos evangélicos en el IJS –y así lo experimentan los presbíteros– son las oraciones y la ofrenda de vida de muchos miembros perenecientes a los varios Institutos de la Familia Palina. Estamos de veras ante un potente pararayos en nuestra vida personal y en nuestro ministerio que nos protege de las continuas descargas del mal, siempre muy activas sobre todo contra los sacerdotes. Conviene recordar que el P. Alberione quiso ardientemente los Institutos Seculares paulinos porque había comprendido que la fidelidad de los paulinos y paulinas, de todos los miembros, y sobre todo la fecundidad de la misión paulina, tan difícil, se basa en la gracia di Dios. El Fundador estaba plenamente convencido de que miembros santos, con su oración y la  ofrenda de su vida, iban a ser un gran recurso de gracias, de bendición y de fecundidad apostólica.

Son muy significativas y fuertes sus palabras después de haber sido curado milagrosamente en 1923: El único punto de referencia es el divino Maestro: él es el Camino, la Verdad y la Vida… Los hombres no cuentan. Los hombres no hubieran hecho nada. La Casa viene por voluntad de Dios. Suprimida la voluntad de Dios, incluso humanamente se quita cualquier fecundidad de vida. Nadie, pues, debe contar cobre los hombres y sobre los patrimonios: el único patrimonio es el Señor, y es infinito…” (UCBS, VII-8).

 

Reapropiarse de todos los medios de gracia

Los presbíteros IJS se comprometen a acoger la invitación de Pablo y Alberione de dedicarnos a nuestra salvación con «temor y respeto»: la vida espiritual es algo de extremamente concreto y cotidiano para ser fecundos en el desempeño del ministerio. El P. Alberione afirmaba que, si es verdad que no existe una vida en el Espíritu detalladamente organizada, tampoco puede dar fruto una interioridad marcada por el desorden. Los presbíteros IGS desean, con realismo, vivir una existencia interior abandonada a la gracia y comprenden su empeño ascético principalmente como un dejar espacio al Espíritu, el cual desea unir dos existencias –la nuestra y la de Jesús– en una sola vida, siempre al servicio del pueblo de Dios, valorando todos los medios y numerosos colaboradores para llevar a Cristo a todos. Hemos de favorecer el paso de una religiosidad de observancia a una religiosidad de alianza y de comunión con el Señor que nos hace libres y liberadores. En la FP no tenemos muchas formalidades, pero sí nos comprometemos a custodiar con esmero la liturgia, la meditación diaria de la Palabra, la celebración y la adoración eucarística, el celo apostólico, la lectura atenta de los signos de los tiempos, y todo ello siempre para evangelizar y llevar a Cristo a todos los hombres con los medios más rápidos y eficaces.

 

Emilio CICCONI, Delegado IJS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ITAENG

Agenda Paolina

22 Junio 2021

Feria (v)
S. Paolino di Nola, vescovo
Ss. Giovanni Fisher, vescovo, e Tommaso More, martiri
Gen 13,2.5-18; Sal 14; Mt 7,6.12-14

22 Junio 2021

* SSP: 2011 Comunità Divina Provvidenza ad Alba (Italia) e Comunità Timoteo Giaccardo a Roma (Italia).

22 Junio 2021

SSP: Fr. Bernardo Blasi (1968) - D. Anselmo Vico (1983) - D. Danilo Regazzo (2012) - D. Guglielmo Ardizzi (2020) • FSP: Sr. M. Laura Balducci (2012) • IGS: D. Aleandro Orlandi (1988) • ISF: Vincenzo Inbrunnone (2002) - Franco Falappa (2014) - Giuseppina Rosano Pitzus (2016) - Marie Therese Volk (2019).

Pensamentos

22 Junio 2021

Quando san Paolo arrivava, non compariva per una conferenza occasionale: ma si fermava e formava: ottenere il consenso dell’intelletto, persuadere, convertire, unire a Cristo avviare ad una vita pienamente cristiana (APim, p. 227).

22 Junio 2021

Cuando san Pablo llegaba a un sitio, no aparecía allí para una conferencia ocasional, sino que se quedaba y formaba hasta obtener el consentimiento de la inteligencia, persuadir, convertir, unir con Cristo, encaminar hacia una vida plenamente cristiana (APim, p. 227).

22 Junio 2021

When Saint Paul arrived, he did not appear for an occasional lecture: but he stayed and formed: to ensure the consent of the intellect, to persuade, to convert, to unite with Christ, to begin a fully Christian life (APim, p. 227).