12
Jeu, Déc

El pasado 20 de agosto, en el marco de la celebración por los 105 años de la Fundación de la Sociedad de San Pablo y, por ende, nacimiento de la Familia Paulina, los novicios: Carlos Eduardo Aguirre Reyes, Oscar Javier Gutiérrez Escobar y Diego Rubén Soler Salamanca, después de haber vivido el año de noviciado en Italia, emitieron sus primeros votos religiosos con el rito de profesión religiosa.

La ceremonia religiosa se realizó, al caer la tarde, en el Templo San Pablo de la comunidad paulina de la calle 170 de la ciudad de Bogotá y contó con la participación de una representación significativa de la Familia Paulina y de los familiares y amigos de los candidatos a la profesión.

En su homilía, el Superior Provincial, padre Danilo Medina, señaló que se dicha celebración se desarrollaba en el contexto del año vocacional de la Familia Paulino, “que nos invita a valorar el don de la vocación que cada uno de nosotros en la Familia Paulina hemos recibido para el servicio de Dios y de la Iglesia” y que, precisamente, en ese contexto la liturgia de la Palabra de ese día, era eminentemente vocacional, por lo que se mantuvo en la celebración eucarística.

“Esto es pues hoy lo que el Señor le quiso decir a estos tres jóvenes, valientes, con la gracia de Dios, para realizar la misión paulina… ser signos, mensajes trascendentes y a veces contradictorios con lo que el mundo propone”, agregó el provincial.

También señaló que el Evangelio es una invitación a ser libres: “ahí está entonces la promesa que les formula hoy la palabra de Dios a los queridos, Carlos, Oscar y Diego… ustedes, si realmente lo dejan todo, porque esto es un proyecto, pero es un camino también de toda la vida, y lo que hoy profesan tienen que estarlo renovando día tras día; en libertad, en desprendimiento, en gozo, en misión, en apostolado, etc… si ustedes se conservan fieles en ese camino de libertad y de seguimiento de Cristo, también ustedes obtendrán el céntuplo en esta vida, pero sobre todo, además, la vida eterna...”

Al final de la celebración, los neo-profesos ofrecieron los agradecimientos a todos los que han sido cercanos a ellos a través de la oración así como los que han participado en su formación. El superior provincial leyó las felicitaciones enviadas por el Superior General junto a su consejo, en donde manifestó la cercanía en esta fecha especial de la primera profesión religiosa de estos tres hermanos y los animó a “experimentar la alegría de ser apóstoles de hoy en la cultura e la comunicación, como paulinos generosos en el bien, pensando en su gente, la creatividad, la gracia para alcanzar especialmente a los jóvenes, las familias, a los lejanos, todos aquellos que buscan la vida…”

La celebración continuó después con un ágape fraterno para todos los presentes y los intercambios de felicitaciones entre los miembros de la Familia Paulina.

Où sommes-nous