15
Sun, Dec

Del 5 al 12 de mayo, un grupo de Paulinos y Paulinas presentes en Paraguay, llevamos a cabo una Misión Bíblica junto a la Parroquia de San Juan Bautista, en la localidad de Villa Hayes (entrada al Chaco paraguayo), Diócesis de Benjamín Aceval. Han sido días intensos, en los que hemos compartido con la gente del lugar el amor por la Palabra de Dios y nuestra vocación paulina, en el marco del Año Vocacional.

El Equipo misionero estuvo conformado por las Hnas. Virginia Romero y Elda Muchut; las aspirantes paulinas Rocío Bogado, Giselle Ruíz Díaz; un grupo de jóvenes argentinos y paraguayos y, por parte de los paulinos, P. Gilbert Kannikatu y quien escribe esta nota. A nosotros se sumó un valioso equipo parroquial conformado por laicos, entre los que se encontraban jóvenes y señoras muy entusiastas. Contamos también con la presencia y bendición del Párroco del lugar.

Día a día hemos compartido en los hogares esparcidos por los ocho barrios que conforman la Parroquia, muchos de los cuales han sido afectados por las fuertes lluvias que en estos días asolaron el país. En medio de las inundaciones y precariedad, nunca olvidaremos la hospitalidad de la gente y su apertura a compartir la Palabra de Dios, rezar con nosotros, pedir bendiciones y oración por los suyos.

Para nosotros, como Familia Paulina, el desafío fue grande, sobre todo porque en esas zonas se habla mucho el guaraní, el idioma madre del Paraguay; sin embargo, gracias a los laicos misioneros de la zona y la cordialidad de la gente, esto no fue obstáculo, ¡Nos sentimos evangelizados!

Durante estos días, hemos rezado juntos, compartimos también diversos talleres bíblicos y nuestro material de PAULINAS y SAN PABLO. Sentimientos de alegría y mayor responsabilidad emergieron al saber que los agentes pastorales de la Parroquia utilizaban nuestro periódico “La Liturgia Cotidiana” para reflexionar la Palabra día a día.

El Señor bendiga al pueblo paraguayo, a cada persona que con amabilidad nos recibía, expectante, abierto al Evangelio, diciéndonos sonrientes en guaraní “eguapymi” (siéntese).                 

En el Paraguay, la Familia Paulina está presente con dos comunidades de Hijas de San Pablo (este año cumplen 25 años de presencia allí) y una de Paulinos (desde 2016), además de cuatro librerías, dos de PAULINAS y dos de SAN PABLO.

¡Ñandejára tanderovasa, Paraguay! (¡Nuestro Señor te bendiga, Paraguay!)