12
Mar, Nov

Fue el tema desarrollado por el jesuita venezolano Francisco Leandro, biblista de amplia trayectoria, durante los ejercicios espirituales de la Familia paulina. El lugar fue la casa de Ejercicios de las Hermanas de Cristo Rey, en El Hatillo, del 20 al 26 de julio de 2018.

Casi todas las ramas del gran árbol estaban representadas: paulinos, paulinas, Pías discípulas, Pastorcitas, Anunciatinas, Gabrielinos y Cooperadores, todos vivamente interesados en escrutar los ricos matices de la Palabra de salvación, desde “el inicio” y hasta los horizontes de nuestra misión.

Una vez más se puso en evidencia la necesidad de unir los esfuerzos como familia religiosa, no sólo para iniciativas de orden espiritual, sino también para la adopción de proyectos apostólicos comunes, porque ante la crisis que vive Venezuela hoy, si no nos unimos el adversario nos vencerá uno tras otro, como solía repetir don Alberione, recordando al Beato Toniolo (Cfr. AD, 17).