28
Mar, Sep

Typography

Peregrinación de la Familia Paulina de Buenos Aires El domingo 29 de junio, solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo y en armonía con el Centenario del carisma paulino, los miembros de la Familia Paulina en Buenos Aires realizaron juntos una peregrinación a la basílica de nuestra Señora de Luján, patrona de la República Argentina. 

Congregados a tempranas horas de la mañana, religiosos, religiosas, sacerdotes y miembros de los institutos paulinos de vida secular consagrada iniciaron el rezo del santo Rosario animado con cantos, oportunas enseñanzas del Primer Maestro y un cálido espíritu de fraternidad, que ayudó de cierto modo a sobrellevar con alegría el frío invierno argentino.

La peregrinación concluyó en la basílica misma, dándose inicio a la Eucaristía, que fue presidida por Mons. Agustín Roberto Radrizzani, arzobispo de Mercedes- Luján y concelebrada por el P. Agustín Cortés García, Superior provincial de Argentina-Chile-Perú, además de sacerdotes de las comunidades de la Ciudad de Buenos Aires y Florida.

En la concurrida celebración, el Arzobispo dirigió palabras muy emotivas en torno a la figura del Fundador, el beato Santiago Alberione, de san Pablo y del papa Francisco e instó a la Familia Paulina y a la feligresía en general a imitar de manera práctica el ejemplo de estos grandes santos y del Papa, cuyo día recordábamos.
Luego de la comunión, en un gesto afectivo y espontáneo, los miembros de la Familia Paulina se congregaron alrededor del altar y ante la imagen de la Virgen María rezaron el acto de consagración a la Reina de los Apóstoles.

Finalizada la celebración eucarística, se llevó a cabo el almuerzo, en medio de un clima hermanos y hermanas en el que se sintió el espíritu de familia y la bendición del padre, apóstol y patrona san Pablo.
Aún resuena el estribillo que acompañó la peregrinación: "Ven con nosotros a caminar, santa María, ven", porque es la presencia de María que sostuvo y alentó el camino de los cien años de apostolado de la Familia Paulina, para dar a Jesús camino, verdad y vida al mundo y ella es quien ayuda a mirar con optimismo el futuro.