15
Sun, Sep

Typography

El pasado 19 de agosto del 2019 en el templo de San pablo, apóstol, en la ciudad de Bogotá, Colombia, se celebró la Eucaristía por la Profesión Perpetua de Gerzon Fabián Medina Ariza. La ceremonia fue presidida por provincial de nuestra comunidad, Padre Danilo Medina Leguizamón, concelebrada por los cohermanos paulinos sacerdotes y acompañada por los miembros de la Familia Paulina, jóvenes en convivencia vocacional, familiares y amigos de Gerzon.

Durante la lectura proclamadas (Ga1,13-24; Sal 33; Mt 19,16-22) en ese día se recordó que la vocación está siempre enraizada, se comprende y cobra siempre sentido en Jesús Maestro, quien llama por pura gracia y misericordia a vivir y comunicar el Evangelio. Un llamado que implica una entrega generosa, de fidelidad y servicio, alimentada por la Palabra de Dios y la Eucaristía para que dé frutos abundantes, ya que si no está unido a Jesucristo es difícil profundizar y enriquecer ese don que Dios otorga por medio del Espíritu Santo. Además, el padre Danilo Medina, en medio de homilía, subrayó que Jesucristo siempre está con nosotros, dándonos la fuerza para seguir y avanzar con ánimo en esta vocación de la vida consagrada; pero esto implica una verdadera vivencia con el Maestro Divino, en dejarnos formar por su gracia, porque si no somos dóciles a su Palabra nos sucederá como el joven rico que por poner su confianza en su riqueza le fue difícil seguir a Jesús. Sin embargo, el ejemplo de san Pablo nos muestra lo opuesto del joven rico, nos enseña el significado de seguir a Jesucristo, lo cual implica una adhesión total en vivir siempre la voluntad de Dios, amándolo con todo el ser para que sea la mayor riqueza que podamos poseer y dar a los demás.

Al final de la celebración, fue leído el mensaje del Superior general, padre Valdir José de Castro, que le dirigía al profeso perpetuo. Seguidamente, el clérigo Gerzon dirige unas palabras de agradecimiento y expresa el valor profundo que tiene la oración en la vida religioso como lo manifestaba el padre Alberione: “La oración antes que todo, sobre todo, vida de todo”.

Our Presence