16
Mon, Sep

Typography

Después de algunos encuentros a nivel regional, el pasado domingo 4 de febrero 2018, en la Comunidad de Taxqueña, Sociedad de San Pablo, en la Ciudad de México, se realizó el I Encuentro Nacional de expaulinos. La jornada inició desde temprana hora cuando los participantes comenzaron a llegar y se acomodaron en los espacios de la comunidad anfitriona. Después de la bienvenida de parte del P. Oliverio Mondragón, ssp, Superior de la Comunidad y de una dinámica de presentación, el P. Gregorio E. Hidalgo, ssp compartió el tema Laicos y Cooperadores en el pensamiento del P. Alberione.

Encuentros de esta índole pretenden no sólo un reencuentro de generaciones, de compañeros e intercambio de experiencias después de haberse retirado de San Pablo, sino regresar a sus casas con un deseo de continuar viviendo, desde la propia condición vocacional de cada uno, el carisma y la espiritualidad que tanto les dio para su vida actual. Entre los compromisos adquiridos está orar por las vocaciones, o como diría nuestro Beato Fundador, dar más vocaciones al apostolado de las ediciones enviando jóvenes a los Encuentros vocacionales, apoyos económicos, etc. Para concluir este momento, se dejaron oír las voces para la organización del II Encuentro Nacional de Paulinos Siempre previsto para el 3 de febrero de 2019.

Este encuentro no sólo fue entre los participantes físicamente, sino también un revivir los momentos de oración en la Capilla Reina de los Apóstoles, la que durante tanto tiempo escuchó sus plegarias. La Celebración Eucarística fue vivida en acción de gracias por las Abundates riquezas recibidas en la época. Después se pasó de la mística a la “mástica”, del Pan al pan: juntos compartieron los alimentos, mientras se continuaba el recuento de los recuerdos, acompañados de risas y buen sabor de boca. Para concluir el evento, a cada Paulino siempre le fue entregado el escudo que nos distingue como Familia Paulina, al igual que la imagen de nuestro Beato, el P. Santiago Alberione, para que ocupe un lugar no sólo en la historia de cada uno, sino de ahora en adelante, también en los hogares que han formado.