22
Dom, Sep

Typography

El día 5 de mayo, nuestro primer lugar a visitar fue la Capilla de San Martín, lugar del Cantamisa de nuestro Fundador. Después nos dirigimos a Narzole, donde como siempre fuimos bien recibidos. Ahí, en la oración, escuchamos un texto del diario del Beato Giaccardo: “Dios habló: mi vocación es la misión a la buena prensa. Oh Dios, qué grandeza, yo no soy digno! El corazón se emociona, yo me pierdo en Ti. Ésta es la voluntad de Dios, ésta es también la mía. No me mueve la grandeza, la nobilidad de la misión, no hay otro motivo que me mueva, solo éste: la voluntad de Dios. Éste es mi ideal, mi campo de acción, la acción de Jesús Salvador: yo no cambiaré ni siquiera una jota, ninguna ventaja, por ningún motivo, por ninguna violencia. Debería antes morir, ésta es la voluntad de Dios. Yo debo creer y basta.” (Diario 1917). Inmediantamente después nos  dirigimos al salón dedicado al Beato, donde pudimos contemplar el entusiasmo vivido en el tiempo en el cual el cuerpo del Giaccardo estuvo en esta parroquia: dibujos creados por los niños de las diferentes edades, desde una imagen creada por la fantasia de un niño de la guarderia hasta un cuadro bien elaborado por un joven; los primeros pasos de lo que será el museo; los grandes proyectos para el futuro. Por la tarde gozamos del regalo que como cada año el Maestro Divino nos dá: esta vez consistió en participar de la llegada del Beato Giaccardo a Alba.

El segundo día, 6 de mayo, dedicamos la mañana a la Casa natal de Don Alberione. Fuimos recibidos por el matrimonio Negro –miembros del ISF- y la explicación fue dada por P. Antonio Cesaro, ssp. Después de la comida, las Pías Discípulas de Sanfré nos abrieron sus puertas para ser testimonios de la alegría de las Hermanas que aún en la enfermedad viven su vocación Paulina. Terminamos nuestra jornada en la Iglesia de San Andrés y en el Santuario de la Virgen de las Flores.

El 7 de mayo lo dedicamos a visitar nuestras Casas Madres, Sociedad de San Pablo e Hijas de San Pablo. Pudimos comprobar cómo las comunidades Paulinas no se construyen sólo con ladrillos sino sobre todo de hermanos y hermanas que tienen un único deseo: ser por siempre un “ejército” fiel de apóstoles y apóstolas de la Buena Prensa.

La jornada conclusiva de nuestro itinerario fue dedicada a nuestras Madres: Maestra Tecla y Madre Escolástica. Después de la Celebración Eucarística en la casa natal de Maestra Tecla fuimos a la parroquia donde vivió Úrsula Rivata. Inmediatamente después nos dirijimos a Susa para caminar por sus calles y visitar la Catedral.

El viernes 9 de mayo, fue el último día de una peregrinación que estamos seguros no es el final sino el inicio, por este motivo hicimos nuestra la oración del Camino de Santiago: “Si a partir de hoy no sigo caminando en tus caminos buscando y viviendo según lo aprendido; Si a partir de hoy no veo en cada persona , amigo y enemigo , un compañero de camino; Si a partir de hoy no reconozco a Dios , el Dios de Jesús de Nazaret, como el único Dios de mi vida no he llegado a ningún sitio” (Fraydino La Faba). En este modo regresando a nuestras comunidades nos preparamos a la conclusión de este año de Gracia, como lo es el Curso de Carisma.