22
Dom, Set

Venezuela

Notizie

La tarde del sábado siete de septiembre fue la ocasión elegida para celebrar tres profesiones en nuestra casa de El Hatillo (Venezuela): Anderson José Mendoza y José Gregorio Escalona, después de haber cursado su año de noviciado en Roma, emitieron sus votos religiosos como miembros de la Sociedad de San Pablo, el primero como Discípulo del Divino Maestro y, el segundo, como Clérigo. Y también, el joven Luis Ramón Fuentes, hizo sus primeros votos en el Instituto Paulino San Gabriel Arcángel.

 Todo bajo el signo de la unidad en la diversidad: una única vocación expresada de diferentes modos. Tanto durante la celebración eucarística que sirvió de cuadro a estas profesiones, como a lo largo del compartir fraterno que siguió, los participantes hicieron posible una integración amena y animada de personas muy variadas, con cualidades distintas y horizontes diversos. Asistieron representantes de la Familia paulina, familiares y amigos de los neo-profesos, venidos del interior del país, y un selecto grupo de colaboradores y amigos que realzaron la celebración con su presencia.

Este evento demuestra una vez más que el Señor sigue bendiciendo con vocaciones a la Familia paulina, también en Venezuela, y que, a pesar de circunstancias tan adversas, nuevas almas generosas desean reavivar el don de Dios a través del carisma del Beato Santiago Alberione en la actual cultura de la comunicación.

En el marco de la celebración del año vocacional, los miembros de la Sociedad de San Pablo y algunos representantes de las otras Congregaciones e Institutos de la Familia paulina, se dieron cita en la Casa de Ejercicios Cristo Rey de El Hatillo, del 19 al 25 de julio.

El animador fue el padre Ricardo Búlmez, venezolano, sacerdote diocesano y ampliamente conocido por su experiencia en la animación de grupos y comunidades, mediante los Talleres CRECE. Con un estilo muy propio, fue llevando a los participantes a descubrirse hijos y hermanos, uniendo el cielo con la tierra y combinando con elegancia el sí con el no. Y aunque algunas veces daba la impresión de salirse del esquema tradicional de un curso de ejercicios, el parecer unánime al final era de entera satisfacción, por haber ayudado a interpelar el ser interior hasta proyectarlo en acciones muy concretas, un modo de reavivar el don de Dios.

Quizá una de las más grandes enseñanzas recibidas ha sido descubrir la acción de Dios en medio de pequeñas historias,aparentemente banales, pero que invitan a percibir, aun en la Venezuela de hoy, la infalible misericordia de Dios, que renueva continuamente su alianza y ratifica el pacto de fidelidad.

Fue el tema desarrollado por el jesuita venezolano Francisco Leandro, biblista de amplia trayectoria, durante los ejercicios espirituales de la Familia paulina. El lugar fue la casa de Ejercicios de las Hermanas de Cristo Rey, en El Hatillo, del 20 al 26 de julio de 2018.

Casi todas las ramas del gran árbol estaban representadas: paulinos, paulinas, Pías discípulas, Pastorcitas, Anunciatinas, Gabrielinos y Cooperadores, todos vivamente interesados en escrutar los ricos matices de la Palabra de salvación, desde “el inicio” y hasta los horizontes de nuestra misión.

Una vez más se puso en evidencia la necesidad de unir los esfuerzos como familia religiosa, no sólo para iniciativas de orden espiritual, sino también para la adopción de proyectos apostólicos comunes, porque ante la crisis que vive Venezuela hoy, si no nos unimos el adversario nos vencerá uno tras otro, como solía repetir don Alberione, recordando al Beato Toniolo (Cfr. AD, 17).

Un acontecimiento más para realzar la celebración del año vocacional de la familia paulina, fue la profesión perpetua del clérigo Reinaldo Alberto Palencia. La ceremonia, sobria como lo sugiere la actual situación del país, pero cálida por el recogimiento y la fraternidad que la enmarcaron, tuvo lugar el sábado 4 de mayo, en la Capilla San Pablo de la Comunidad de El Hatillo.

El tema inspirador que iluminó tanto la preparación del evento como su celebración fue la sabiduría, no como bagaje de conocimientos ni cúmulo de experiencias, sino como crecimiento continuo y vigilante del discípulo que sabe mantenerse expectante ante la inminencia de la acción de Dios.

Algunos miembros de su familia pudieron venir desde Barquisimeto, no obstante las actuales trabas para trasladarse de un lugar a otro. Lo rodearon también el afecto de sus hermanos de comunidad y la presencia festiva de representantes de la familia Paulina de Venezuela, así como de algunos de los vecinos de El Hatillo.

Fue un momento fuerte por la densidad del hecho que se celebraba, pero también porque era una manera de reiterar que la Familia Paulina en Venezuela se empeña con firmeza en mantener encendida la llama de la esperanza, plenamente convencida de la actualidad del carisma recibido, remando tantas veces a contracorriente, y anhelando que la paz de Cristo resucitado descienda sobre los corazones que hoy, en Venezuela, son presa fácil del miedo, del rencor y de las informaciones tergiversadas.

El domingo 24 de junio, celebrando la solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista, el Clérigo paulino Javier Enrique Gómez fue ordenado diácono. Fue una celebración rica por la celebración del don del servicio en la Iglesia, rica por la presencia de numerosos vecinos, amigos y miembros de la Familia paulina que quisieron privilegiarnos con su presencia, y rica también porque el Obispo ordenante fue Monseñor Aldo Giordano, Nuncio apostólico en Venezuela, quien nació muy cerca al pueblo natal de Don Alberione y siempre nos ha mostrado simpatía por este hecho.

Esta nueva ordenación diaconal la percibimos como una nueva bendición de Dios sobre la obra que desarrolla la Familia paulina en Venezuela y como un signo de esperanza, la esperanza de una presencia significativa y creciente de los Paulinos en el panorama de la Iglesia venezolana actual.

Ponemos a este hermano nuestro bajo la protección de San Pablo, el apóstol sin fronteras, para que con su intercesión se abran nuevas rutas de evangelización, sobre todo en los nuevos espacios que nos sugiere la multiforme cultura de la comunicación de hoy.

Altri articoli...